A seis meses de la invasión: cómo impactan las sanciones en Rusia

Actualidad - Internacional 28 de agosto de 2022
EC5FCE2B-9323-4EA7-9BAD-33C8A1A8CAE1

Hace seis meses Rusia invadió Ucrania. En el campo de batalla tiene lugar una guerra de desgaste a lo largo de un frente de mil kilómetros de muerte y destrucción. Más allá, se libra otra lucha: un conflicto económico de una ferocidad y un alcance nunca vistos desde la década de 1940, ya que los países occidentales intentan paralizar la economía rusa de 1,8 billones de dólares con un novedoso arsenal de sanciones. La eficacia de este embargo es clave para el resultado de la guerra de Ucrania. Pero también revela mucho sobre la capacidad de las democracias liberales para proyectar poder a nivel mundial a finales de la década de 2020 y más allá, incluso contra China. Preocupantemente, hasta ahora la guerra de sanciones no está yendo tan bien como se esperaba.

Desde febrero, Estados Unidos, Europa y sus aliados han desencadenado un aluvión de prohibiciones sin precedentes que afectan a miles de empresas e individuos rusos. La mitad de los 580.000 millones de dólares de las reservas de divisas de Rusia están congelados y la mayoría de sus grandes bancos están aislados del sistema de pagos mundial. Estados Unidos ya no compra petróleo ruso y el embargo europeo entrará en vigor en febrero. Las empresas rusas tienen prohibido comprar insumos, desde motores hasta chips. Los oligarcas y funcionarios se enfrentan a prohibiciones de viaje y congelación de activos. El grupo de trabajo estadounidense “KleptoCapture” ha incautado un superyate que podría tener un huevo de Fabergé a bordo.

Además de satisfacer a la opinión pública occidental, estas medidas tienen objetivos estratégicos. El objetivo a corto plazo, al menos inicialmente, era desencadenar una crisis de liquidez y de balanza de pagos en Rusia que dificultara la financiación de la guerra de Ucrania y alterara así los incentivos del Kremlin. A largo plazo, la intención es perjudicar la capacidad productiva y la sofisticación tecnológica de Rusia, de modo que, si Vladimir Putin aspira a invadir otro país, tendría menos recursos a mano. Un último objetivo es disuadir a otros de hacer guerra.

Detrás de estos ambiciosos objetivos se encuentra una nueva doctrina de poder occidental. El momento unipolar de los años 90, cuando la supremacía de Estados Unidos era incontestable, hace tiempo que pasó, y el apetito de Occidente por utilizar la fuerza militar ha disminuido desde las guerras de Irak y Afganistán. Las sanciones parecían ofrecer una respuesta al permitir a Occidente ejercer su poder a través de su control de las redes financieras y tecnológicas en el corazón de la economía del siglo XXI. En los últimos 20 años se han desplegado para castigar las violaciones de los derechos humanos, aislar a Irán y Venezuela y frenar a empresas como Huawei. Pero el embargo a Rusia lleva las sanciones a un nuevo nivel al pretender paralizar la undécima economía del mundo, uno de los mayores exportadores de energía, cereales y otras materias primas.

¿Cuáles son los resultados? En un horizonte de tres a cinco años, el aislamiento de los mercados occidentales causará estragos en Rusia. En 2025, una quinta parte de los aviones civiles podría estar en tierra por falta de repuestos. Las actualizaciones de las redes de telecomunicaciones se están retrasando y los consumidores echarán de menos las marcas occidentales. A medida que el Estado y los magnates se apoderan de activos occidentales, desde fábricas de automóviles hasta establecimientos de McDonald’s, se avecina más capitalismo de amiguetes. Rusia está perdiendo a algunos de sus ciudadanos con más talento, que retroceden ante la realidad de la dictadura y la perspectiva de que su país se convierta en una gasolinera para China.

El problema es que el golpe de gracia no se ha materializado. El FMI estima que el PIB de Rusia se reducirá un 6% en 2022, mucho menos que la caída del 15% que muchos esperaban en marzo, o el desplome de Venezuela. Las ventas de energía generarán un superávit por cuenta corriente de 265.000 millones de dólares este año, el segundo mayor del mundo después de China. Después de una crisis, el sistema financiero ruso se ha estabilizado y el país está encontrando nuevos proveedores para algunas importaciones, incluida China. Mientras tanto, en Europa, una crisis energética puede desencadenar una recesión. Esta semana, los precios del gas natural han subido un 20% más debido a la reducción de los suministros por parte de Rusia.

Resulta que el arma de las sanciones tiene fallos. Uno de ellos es el desfase temporal. El bloqueo del acceso a la tecnología que Occidente monopoliza tarda años en hacer efecto, y las autocracias son buenas para absorber el golpe inicial de un embargo porque pueden reunir recursos. Además, hay que tener en cuenta las consecuencias. Aunque el PIB de Occidente es mucho mayor que el de Rusia, no se puede evitar que el Sr. Putin se ahogue con el gas. El mayor defecto es que los embargos totales o parciales no son aplicados por más de 100 países con el 40% del PIB mundial. El petróleo de los Urales fluye hacia Asia. Dubai rebosa de dinero ruso y se puede volar con Emirates y otros a Moscú siete veces al día. Una economía globalizada se adapta bien a los choques y a las oportunidades, sobre todo porque la mayoría de los países no quieren imponer la política occidental.

Por tanto, hay que descartar cualquier ilusión de que las sanciones ofrezcan a Occidente una forma barata y asimétrica de enfrentarse a China, una autocracia aún mayor. Para disuadir o castigar una invasión de Taiwán, Occidente podría confiscar los 3 billones de dólares de reservas de China y cortar sus bancos. Pero, como en el caso de Rusia, es poco probable que la economía china se derrumbe. Y el gobierno de Beijing podría tomar represalias, por ejemplo, privando a Occidente de productos electrónicos, baterías y productos farmacéuticos, dejando las estanterías de Walmart vacías y provocando el caos. Dado que hay más países que dependen de China que de Estados Unidos como su mayor socio comercial, aplicar un embargo mundial sería aún más difícil que con Rusia.

En cambio, la lección de Ucrania y Rusia es que enfrentarse a las autocracias agresivas requiere actuar en varios frentes. El poder duro es esencial. Las democracias deben reducir su exposición a los puntos de estrangulamiento de los adversarios. Las sanciones desempeñan un papel vital, pero Occidente no debe dejar que proliferen. Cuanto más teman los países las sanciones occidentales mañana, menos dispuestos estarán a aplicar embargos a otros hoy.

Más allá de los bloqueos

La buena noticia es que, 180 días después de la invasión, las democracias se están adaptando a esta realidad. Las armas pesadas están entrando en Ucrania, la OTAN está fortificando las fronteras europeas con Rusia, y Europa está asegurando nuevas fuentes de gas y acelerando el cambio a la energía limpia. Estados Unidos está reduciendo su dependencia de la tecnología china e instando a Taiwán a mejorar sus defensas militares. El problema es que todas las autocracias, incluida la China de Xi Jinping, también están estudiando la guerra de sanciones con Rusia y están ocupadas aprendiendo las mismas lecciones. Ucrania marca una nueva era del conflicto del siglo XXI en la que los elementos militares, tecnológicos y financieros están entrelazados. Pero no es una era en la que Occidente pueda arrogarse la preeminencia. Nadie puede contrarrestar una agresión sólo con dólares y semiconductores.

© 2022, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

Te puede interesar