Idearon una solución para Vaca Muerta, la patentaron y ahora quieren exportarla

Economía 15 de septiembre de 2022
632361d38f2dc_360_480!

Cuando en 2007 comenzó la operación fuerte en Vaca Muerta, a la empresa El Fortín le llegó un pedido específico que cambiaría su historia. Tecptetrol necesitaba un tanque australiano de mayor volumen al habitual para almacenar el agua que inyectaría en los pozos para fracturar la roca. Además, los reservorios tenían que ser desmontables.

La compañía, que ya le proveía al sector sistemas de almacenamiento de agua para redes contra incendios, comenzó a trabajar en el desarrollo de este nuevo tanque, al que bautizaron Hidrofrac. Una vez que el modelo estuvo listo, lo patentaron y lo empezaron a ofrecer como un producto más de su cartera.

"La verdad es que no podíamos prever lo que iba a suceder. La demanda fue tan grande que Hidrofrac pronto se convirtió en una unidad de negocios, que en 2012 se convirtió en una compañía independiente", cuenta Gonzalo Arribere, gerente general de Hidrofrac.

NUEVAS OPORTUNIDADES
El punto de quiebre, señala, llegó cuando además de los tanques se empezó a ofrecer un servicio integral de manejo del agua. Ahí, aparecieron otros jugadores del sector que les abrieron la puerta, lo que los llevó a pensar en la organización de una empresa de servicios petroleros.

A partir de allí comenzó un proceso profesionalización con el objetivo de alcanzar los estándares nacionales e internacionales de la industria. Se empezó a trabajar con ingeniería y en el armado de procedimientos que cumplieran los requerimientos de las petroleras y compañías constructoras a las que prestaban servicios.

"Entendimos que el mundo es muy dinámico y que todo el tiempo de necesitan cosas distintas. Entonces, nosotros estamos para buscar y encontrar las soluciones. Fue lo que pasó con el tanque. Primero nos pidieron que lo hiciéramos, después que bombeáramos, hasta que llegamos a tener a cargo todo el manejo del agua", agrega.

Una de las claves para el crecimiento de la compañía, asegura Arriberes, es estar muy en contacto con el cliente y ver qué soluciones se pueden desarrollar. De estas conversaciones constantes surgió la idea de empezar a producir acueductos para llevar el agua más lejos.

Hoy Hidrofrac tiene 150 empleados y está enfocada en ampliar los servicios y los productos orientados a cerrar el ciclo de manejo del agua. El objetivo es incorporar soluciones para almacenar el agua, transferirla, inyectarla y, una vez utilizada, volver a almacenarla, tratarla y reusarla.

"Queremos posicionar nuestros productos en algunos países empezar a exportar. La idea es no atarse solo a un país ni a un sector. El petróleo tiene sus vaivenes por eso es importante diversificar el riesgo", cierra.

Nota: apertura.com

Te puede interesar