Francos al rescate: se aseguró el dictamen de la Ley Bases, con una fuerte condición

Actualidad - Nacional 30 de mayo de 2024
imagen-10

El oficialismo no había conseguido las firmas para el dictamen de la Ley Bases ni para paquete fiscal por un bloqueo orquesteado por Martín Lousteau (UCR) y José María Carambia (Santa Cruz), que maniobraron presentar una nota donde anunciaron que suscribirán un dictamen propio, pero más adelante. El flamante jefe de Gabinete, Guillermo Francos, fue al rescate cerca de las 19 y llamaron a un cuarto intermedio para ambas reuniones. Junto con la vicepresidenta Victoria Villarruel, acordaron con los disidentes que respaldarán todos los cambios del Senado y se aseguraron todas las firmas. Solo Lousteau y Maximiliano Abad (UCR) no van a adherir. 

El plenario de comisiones programado para las 15 comenzó con demoras y, ya antes de que se sentaran a debatir Bases, comenzó a circular la nota de Carambia. Lousteau llegó tarde y, con barbijo puesto por su estado gripal, criticó el proyecto de arriba a abajo y anunció que se sumaba a la jugada del santacruceño. Las notas con el anuncio del dictamen propio habilitaron la llegada al recinto, pero como no cuentan como firmas -por más que se comprometan a firmar en un futuro- los dejaron sin adhesiones para dictaminar este miércoles.

La movida se interpretó como un mensaje de poder: "la firma te la voy a dar, pero cuando yo quiera". Los demás senadores disidentes que se encontraban en duda, como Guadalupe Tagliaferri (PRO), Pablo Blanco (UCR), Maximiliano Abad (UCR) y Edgardo Kueider (Unidad Federal), se abstuvieron de quedar pegados al dictamen de LLA a sabiendas de que, aunque firmaran, no conseguían el dictamen. 

El Paquete Fiscal, sin Lousteau, podía dictaminarse con Blanco y Tagliaferri. A último momento, el oficialismo decidió mantener el régimen especial sobre la reversión de la cuarta categoría del Impuesto a las Ganancias -el tan aclamado 22% sobre el mínimo no imponible que gozan los trabajadores patagónicos-. La versión es que lo incorporaron para conseguir la firma de Blanco, que firmó todo, con disidencias.

Pero la consigna del Gobierno fue que, sin la Ley Bases, no se avanzaba con paquete fiscal. Fue apenas comenzó la reunión de Presupuesto, que Francos apareció en el Senado y se metió en el despacho de Villarruel. Al poco tiempo llamaron a cuarto intermedio también para Paquete Fiscal, y uno a uno todos los disidentes dialoguistas y los jefes de bloque ingresaron a reunirse con el ministro. Todos menos Lousteau y Abad.

El poroteo

Las tres comisiones que dictaminan la Ley Bases son Asuntos Constitucionales, Legislación General y Presupuesto y Hacienda. Para conseguir un dictamen se necesita que reúnan un total de 28 firmas, independientemente de cuántos dictámenes haya, y con un mínimo requerido de cada comisión: 9 para Legislación General, 9 para Presupuesto y 10 para Asuntos Constitucionales. Se calcula como la mitad más uno de los integrantes.

Es decir que, aunque reúnan más de 28 firmas en total, mientras que una de las comisiones no complete el mínimo requerido, no hay dictamen. Así fue como la nota de Lousteau y Carambia dejaron sin firmas suficientes al oficialismo: ambos integran la comisión de Legislación General, que contaban con solo 6 firmas de base y necesitaban sí o sí ya sea a Lousteau o a Carambia para llegar a las 9. Las firmas de Crexell y Kueider, los  otros dos que se encontraban en duda, solo aseguraban llegar a 8 rúbricas. Crexell y Kueider firmaron, finalmente. De todos modos, no alcanzaba. Los 11 restantes eran integrantes opositores.

En Presupuesto y Hacienda sí llegaban a los 9 necesarios con la firma de Tagliaferri y Pablo Blanco, sin Lousteau. Blanco firmó todo, pero Tagliaferri se mantenía escéptica. De todos modos, no sumaba para Bases porque ya sin el mínimo requerido en Legislación General, no se dictaminaba. Lo mismo pasó con Asuntos Constitucionales, donde los únicos que no firmaron fueron Abad y Kueider, de los disidentes. 

Sin embargo, paquete fiscal se dictamina solo con Prespuesto, en donde sí estaban las firmas. Dependía de Tagliaferri y Blanco, pero no quisieron dar definiciones. Alrededor de las 18 se dio pie a la reunión de Presupuesto: no se pensaba avanzar sin Bases, ya que es condicionante para el Gobierno que le aprueben el proyecto para darle el gusto a los gobernadores.

Cómo sigue

La nota de Lousteau y Carambia implicaba que iban a poner su firma para dictaminar, pero dependía de cuándo ellos decidieran presentar sus dictámenes para determinar cuándo se podrá ir al recinto. Abad dijo que iba a sumar la suya una vez que todos los dictámenes estén sobre la mesa y los 7 días que, por reglamento del Senado, debe haber entre el dictamen y la sesión, corren desde que se terminan de presentar todas las firmas.

Pasadas las 20 circuló que Francos y Villarruel, que mantuvieron una reunión en el despacho de Presidencia con los senadores disidentes, despejaron el terreno y negociaron que Diputados y el Ejecutivo iban a ratificar todo lo que apruebe el Senado. Convencieron a Carambia dándole lugar a su planteo de que se sumen regalías mineras. Abad y Lousteau son los que no adhieren.

Sin embargo, las firmas físicas no están y, aunque el oficialismo pretende que el jueves se plasmen en el papel, muchos senadores sacaron pasajes para volver a sus provincias mañana. El dictamen, aunque ya esté asegurado, no tendrá fecha de hoy. De su fecha depende cuándo podrán llevarlo al recinto.

BaeNegocios

Te puede interesar